PRÓXIMA EDICIÓN VERANO 21 DE JUNIO

100 castillos de la Costa Blanca

La provincia de Alicante siempre ha tenido mucho que defender. Y ahora tiene otro tanto que visitar. Castillos, atalayas, baluartes, baterías, torres defensivas y vigías, fuertes y fortines, palacios amurallados y hasta la iglesia de Xàbia, diseñada para repeler al infiel. Una constelación de 230 recintos salpican y explican este territorio de orografía radical e historia transida de pueblos, culturas y fronteras.

Hemos seleccionado 100 ejemplos de estas arquitecturas en las que se resumen 1.500 años de luchas épicas y cotidianas, de pactos ​legendarios y de miedo al invasor.

Cada una de ellas representa un enclave privilegiado para disfrutar del paisaje, una experiencia cultural única y una invitación a sumergirse en la memoria de pueblos. Reyes visigodos, como Tudmir, míticos caudillos árabes, como Al Azraq, y monarcas de la cristiandad tan señalados como Jaume I o Alfonso X El Sabio aguardan, tras los muros de piedra o tapial, la ocasión para guiar un viaje en el tiempo imposible de olvidar.

Con un guión basado en el patrimonio, la historia y la cultura, las rutas de los castillos de la provincia de Alicante se convierten en una sesión continua de experiencias para el viajero. Cada fortaleza es una puerta abierta para adentrarse en sorprendentes espacios naturales, disfrutar de una gastronomía secular y practicar todo tipo de actividades complementarias, desde el senderismo al shopping, pasando por un reguero de deportes y experiencias náuticas.

Los castillos, con sus muros silentes, sus troneras y aspilleras, susurran historias acerca de un territorio donde la protección y la vigilancia han ​​formado parte de la vida. De la que se escribe con letras doradas en los libros y de la que permanece suspendida en el aire mágico de pueblos y ciudades.

 

  1. Castillos del Vinalopó

Monumentales y dominadores de un horizonte extenso y diáfano. Así son buena parte de los castillos que jalonan el Valle del Vinalopó y que configuran uno de los retazos más sobresalientes de la historia. La que escribieron Jaume I de Aragón y Alfonso de Castilla al sellar el Pacto de Almizra en 1244. Aquel que convirtió estas tierras, hoy famosas por sus vinos y su uva, en escenario de un trasiego incesante de ejércitos y razzias, de colonos y conversos, de afanes de conquista y de asedios. Un territorio de frontera, linde de pueblos y culturas, digno de descubrir y saborear.

A lo largo de los siglos, grandes señores como Juan Fernández Pacheco, primer Marqués de Villena y Mariscal de Castilla, se convirtieron en protagonistas de gestas y honores. Hoy da cuenta de unas y otros la imponente fortaleza de La Atalaya de Villena, escoltada camino de La Meseta por las no menos singulares de Sax, Castalla, Biar y Novelda. Sin olvidar el majestuoso Alcázar de la Señoría de Elche, también conocido como Palacio de Altamira, y que en la actualidad alberga el Museo Histórico de la ciudad ilicitana.

 

  • Santa Pola: Castillo-Fortaleza, Torre Escaletes, Torre Tamarit, Torre Atalayola.
  • Elche: El Alcázar de la Señoría, Las Murallas de la ciudad de Elche, Torre de la Calahorra, Torre de Ressemblanc, Torre de Los Vaillo, Torre del Pinet, El Castellar de Elche o Castellar de La Morera.
  • Aspe: Castillo del Río, Castillo de Aljau.
  • Novelda: Castillo de la Mola.
  • Monóvar: Castillo de Monóvar.
  • Elda: Castillo de Elda.
  • Petrer: Castillo de Petrer.
  • Sax: Castillo de Sax.
  • Villena: Castillo de la Altalaya, Castillo de Salvatierra.
  • Biar: Castillo de Biar.
  • Camp de Mirra: Castillo de Almizrra.
  • Beneixama: Torre Alatalaya de Beneixama
  • Banyeres de Mariola: Castillo de Banyeres de Mariola, Torre de la Font Bona.
  • Castalla: Castillo de Castalla.

 

  1. Castillos de la Llave del Reino

Bautizada como “La Clau del Regne” (La llave del reino) por Pedro IV de Aragón, El Ceremonioso, la plaza fuerte de Alicante ocupó una posición estratégica decisiva en la Guerra de los dos Pedros (1356-1369), que le enfrentó a su homónimo castellano, Pedro I el Cruel. Asomados desde las alturas del “Macho” del Castillo de Santa Bárbara, la explanada que ocupara la antigua Alcazaba, podemos volver a sentir la visión de dominio sobre el Mar Mediterráneo y el interior que disfrutaron los antiguos defensores de la fortaleza y la ciudad de Alicante.

“La Clau del Regne” se acompaña de un ramillete de llavines singulares.

Como la fortaleza de la isla de Nueva Tabarca, un recinto amurallado diseñado en 1769 para acoger y proteger a la colonia de 300 recolectores de coral genoveses rescatados de las garras del Bey de Túnez. Mutxamel, Busot, El Campello, el Santuario de Santa Faz y su torre o las que salpican la huerta alicantina son otros hitos de la ruta. Esta revela el constante diálogo entre la fertilidad agraria y las construcciones destinadas a la vigilancia o el combate, en un territorio codiciado por su riqueza y valor estratégico.

  • Alicante- Isla de Nueva Tabarca: Murallas y Puertas de Nueva Tabarca, Torre de San José.
  • Alicante: El Castillo de Santa Bárbara, Las murallas de la ciudad de Alicante, Fuerte de San Fernando, Torre del Monasterio de la Santa Faz, Torres de la Huerta.
  • Mutxamel: Torre de Mutxamel.
  • Busot: Castillo de Busot.
  • El Campello: Torre de la Illeta.
  • Aigües: La Torre de Aigües.

 

  1. Castillos de Tudmir

Gran estratega y hábil negociador, Teodomiro, conde (comes) visigodo que ejercía de líder civil y militar de la región de Tudmir, un vasto territorio cuya capital era Auraiola (Orihuela), constituye la figura referencial de un itinerario histórico por el sur de la provincia de Alicante. A diferencia de otros reyes y señores que apelaban a la fuerza, Teodomiro recurrió al ingenio para evitar el asalto de las huestes del conquistador árabe Ibn Musa y, más tarde, negociar un pacto que le garantizó el control de los impuestos y un sometimiento sin sobresaltos al nuevo poder que se implantó en Al-Andalus.

Las peripecias y la memoria de este prócer visigodo resuenan en uno de los recorridos con más alicientes históricos e hitos patrimoniales del territorio alicantino. Su epicentro se halla en Orihuela, la única medina asaltada por los vikingos, allá por el año 859, y cuyo ingente conjunto histórico artístico ha sobrevivido a toda clase de desastres, incluido el terremoto de 1829. Torres defensivas, castillos árabes y murallas se convierten en las ventanas que la historia abre al paisaje de la Vega Baja y a su eterno acompañante, el río Segura.​

 

  • Cox: Castillo de Ayala o Palacete de Cox.
  • Callosa de Segura: Castillo de Callosa de Segura.
  • Orihuela: Las murallas de la Ciudad de Orihuela, Torre del Cap Roig
  • Guardamar del Segura: Castillo de Guardamar del Segura.
  • Torrevieja: Torre Cap Cerver o del Moro, Torre de la Mata.
  • Pilar de la Horadada: Torre de La Horadada.

 

  1. Castillos de la Montaña

Esta ruta ofrece al visitante la posibilidad de acceder a una experiencia radicalmente distinta. El relieve accidentado de las cordilleras prelitorales y la apacible vida de los pueblos de montaña se ofrecen como alternativa al bullicio costero. Las fortalezas ubicadas en los roquedos y crestas calizas sobrevuelan espectaculares valles surcados por riachuelos feraces. En medio de este paisaje, especialmente recomendable para los amantes del senderismo, los platos de cuchara y el callejeo por pequeños pueblos, se erigen las fortalezas que controlara el mítico caudillo Al Azraq y que, más tarde, tras la reconquista cristiana, pasaron a manos de órdenes militares, como las de Montesa, Hospital o El Temple.

La huella árabe sigue presente, en los recodos de las villas, antiguas alquerías, donde proliferan torres almohades, rehabilitadas como miradores para el disfrute contemplativo del viajero sin prisas.

También permanece este eco oriental en los despoblados moriscos y en los recintos amurallados de las morerías de Alcoy o Cocentaina. Una huella indeleble, que constatan las líneas de bancales construidos con piedra seca y que riegan los caudales que discurren, desde azudes, por azarbes y acequias.​

 

  • Benifallim: Castillo de Benifallim.
  • Torremanzanas: Torre de les Maçanes.
  • Jijona: Castillo de la Torre Grossa.
  • Tibi: Castillo de Tibi.
  • Onil: Castillo-Palacio fortificado del Marqués de dos Aguas.
  • Alcoy: Castillo de Barxell, Murallas de la ciudad de Alcoy.
  • Cocentaina: Murallas de la ciudad, Castillo-torre feudal, Palau Comtal, Castillo de Penella.
  • Agres: Castillo de Agres.
  • Almudaina: Torre de Almudaina.
  • Alcoleja: Palacio de Malferit.
  • Balones: Castillo de la Costurera o de Seta.
  • Planes: Castillo de Planes.
  • Lorcha: Castillo de Perputxent.
  • Vall de Gallinera: Castillo de Alcalá  o de Benissili, Castillo de Beniarrama.

 

  1. Castillos de la Frontera del Miedo

El miedo a los corsarios y le necesidad de dotar al litoral de enclaves que fijaran población y evitaran una hipotética invasión constituyen el germen fundacional de algunas de las localidades más emblemáticas de la costa mediterránea. Villajoyosa, Benidorm, Altea, Calp, Xàbia o Dénia nacieron como “poblas novas”, fundadas por los monarcas cristianos para aglutinar la vida, colonizar un territorio semi-virgen y construir una frontera marítima jalonada por torres defensivas y fuertes.

Hoy, ese legado en piedra que un día sirvió de pantalla al invasor árabe y de antídoto contra un temor instalado en toda la sociedad, representa un aliciente para disfrutar del encanto de un litoral único, en el que convergen de forma abrupta el mar y las montañas.

Numerosas sendas costeras ofrecen recorridos y accesos a estos hitos fortificados, mientras que los cascos históricos ponen sus murallas y castillos a disposición del viajero con ganas de entender la génesis de las ciudades. No faltan rutas para escapar hacia recónditos valles perpendiculares al mar. Bastan minutos para acceder al corazón fortificado de enclaves rurales tan llenos de encanto como Guadalest, Polop, la sierra de Bernia, Relleu o Confrides.

 

  • El Campello: La Torre del Barranc d’Aigues.
  • Villajoyosa: La Torre del Xarco, La Torre de Aquiló, Murallas de Villajoyosa.
  • Relleu: Castillo de Relleu.
  • Finestrat: Castillo de Finestrat.
  • Benidorm: Castillo de Benidorm, Torre Les Caletes.
  • Polop: Castillo de Polop.
  • El Castell de Guadalest: Castillo de Guadalest.
  • Confrides: Castillo de Confrides o de Aljofra.
  • L’Alas del Pi: Torre Bombarda.
  • Altea: Baluarte y Murallas de Altea, Fuerte de Bernia.
  • Calp: El Castellet de Calp, Pobla medieval de Ifach, Murallas de Calp.
  • Teulada-Moraira: Fortín de Moraira, Torre vigía de Cap d’Or.
  • Xàbia: Iglesia fortificada de Xàbia, Murallas de Xábia, Torre Ambolo, Torre Portitxol, Torre de la Granadella.
  • Dénia: Castillo de Dénia, Murallas de Dénia, Torre del Gerro, Torre del Palmar o de la Almadrava.
  • El Verger: Palacio de Medinaceli.
  • Pego: Castell d’Ambra, Murallas.
  • L’Atzúbia: Castell de Forna.
  • Murla: Castillo de Murla.
  • Alcalalí: Torre de Alcalalí.
  • Castell de Castells: Castillo de Castell de Castells.

 

Más información en www.costablanca.org

Los destacados

planes

El evento más grande de LEGO llega por primera vez a Valencia

¡Brick Fest Live abrirá en Valencia durante los días 12, 13 y 14 de abril, con más de un millón...

20 de marzo de 2024

escapada

lifestyle

La primera escapada sin tu bebé

Aunque pueda parecerte lejano, todo llega, y es más que necesaria la primera escapada sin tu bebé. Es algo que...

26 de febrero de 2024

La mejor agua para los bebés

lifestyle

SANSOPOL, tecnología aplicada al agua, nos habla sobre qué agua es buena para los bebés

Esta y muchas otras dudas son normales, sobre todo en padres primerizos. Porque para todo hay una primera vez, y...

9 de febrero de 2024

Campaña tu Latido Solitario

actualidad

Tu latido+solidario. Una campaña solidaria que te llega al corazón

Farmamundi lanza en farmacias de toda España la campaña de sensibilización y captación de fondos ‘Tu latido+solidario’, con la venta...

7 de febrero de 2024